Eduardo Pastor destaca en la CEOE el papel de la distribución y la farmacia durante la pandemia del COVID-19
24 jun 2020
5 min Lectura

Eduardo Pastor destaca en la CEOE el papel de la distribución y la farmacia durante la pandemia del COVID-19

“La distribución farmacéutica es un termómetro preciso, que puede colaborar en la detección precoz de futuras crisis de salud, ya que contamos con una plataforma tecnológica que nos permite reportar información sobre el consumo de determinados productos sanitarios”. Así lo ha afirmado Eduardo Pastor, presidente de Cofares, durante su intervención en la cumbre ‘Empresas españolas liderando el futuro’, organizada por la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) el pasado 22 de junio.
“Desde nuestro ángulo privilegiado dentro del sector, en enero sabíamos quiénes y dónde estaban solicitando mascarillas, una compra bastante inusual en nuestro país. Fue la primera señal de que algo estaba pasando”, ha explicado Pastor. Asimismo, las plataformas tecnológicas permiten también poner en conocimiento de las autoridades sanitarias los casos de pacientes con sintomatología sospechosa. En este sentido Pastor ha puesto a disposición de las administraciones y de la sociedad en su conjunto la plataforma tecnológica de la cooperativa, señalando que “abre la puerta a que estemos mejor preparados para tomar decisiones de una forma ágil y, por supuesto, proteger a nuestros sanitarios, a los que no podemos exigir más esfuerzo”.

Durante su intervención, Pastor ha recordado que la protección y bienestar de la población depende en buena medida del buen entendimiento entre los actores que forman parte de la ‘cadena de salud’, y que prestan un servicio fundamental a la población. Un claro ejemplo de este hecho es el papel que la red de 22.000 farmacias desempeña con su labor cada día, no sólo durante la crisis. "Se debería poner en valor su gran aportación al sistema de salud y dotarlas de más competencias, aprovechando su cercanía y su carácter sanitario para facilitar a los pacientes su medicación, mucha de ella hospitalaria, evitando así desplazamientos, que en el zonas rurales además pueden resultar particularmente largos", valoró Pastor. Igualmente el presidente de Cofares quiso poner en valor el papel desempeñado por la distribución durante la pandemia, recordando que "incluso en los momentos de máximo estrés, hemos garantizado el total abastecimiento de medicamentos, redoblando rutas y sumando equipos. Esta crisis ha sido una prueba de esfuerzo desde el primer segundo y hemos sabido responder”. Además ha llamado a reforzar la financiación del SNS, señalando que “garantizar la sostenibilidad del sistema requiere aumentar un 1% la inversión pública en sanidad (6,3% PIB) para acercarnos al nivel de gasto que las economías desarrolladas dedican a la misma (10,1% PIB entre los países de la OCDE)”.

Asimismo, no ha dudado en afirmar que, como sociedad avanzada, es necesario dar apoyo a la innovación en nuevos medicamentos y dotar al sector de un marco jurídico estable que genere certeza y seguridad, algo que ahora no existe. "No tenemos que fabricar los medicamentos más baratos, pero sí los más eficientes y los que nos ayuden a controlar futuros rebrotes o enfermedades que hoy desconocemos”. En este sentido, Pastor ha incidido en que España no puede depender de otros países para conseguir material estratégico de protección y apuesta por la creación de un plan de contingencia “bien orquestado entre los agentes competentes en la materia, empezando por la empresa, conocedora del sistema de compras de los mercados internacionales”, así como una reserva estratégica de medicamentos por si hubiera cierre de fronteras, a lo que ha añadido que “también debemos aumentar la producción nacional y la localización de plantas, para no depender en exceso del exterior, contribuyendo además a crear empleo e incrementar el PIB.” Por último, el presidente de la cooperativa ha destacado que “debemos contar también con una reserva estratégica de medicamentos que nos asegure el abastecimiento de otras moléculas en caso de que haya un cierre de fronteras. Tenemos que aumentar la producción nacional y la localización de plantas para no depender excesivamente del exterior cuando hablamos de medicamentos. Una industria más localizada nos aporta seguridad, pero también es sinónimo empleo y contribución al PIB”.